Manicomio

por | 06 abril, 2009 | Muy urgente

Dice Miguel Cabrera que Paquita Luengo tiene una actitud cercana a la esquizofrenia, y le contesta Santiago Pérez qué el comportamiento del portavoz del PP “está perfectamente descrito por los psicólogos” y responde al “perfil sicológico de maltratador”. Vaya: podría decirse que son comentarios malcriados de unos y otros, pero lo cierto es que tengo la impresión de que en la política canaria hay mucho más grillado y sonaja de lo que parece a simple vista. No voy a escribir nombres, pero ustedes mismos los pueden poner, si se les antoja. Por ejemplo: tenemos políticos con graves ataques de soberbia sicótica, fruto probable de una sobreestimación de sus propias posibilidades: ··s· ····e· ··r··. Abundan otros con complejo insalvable de inferioridad ···e ·i··· ·······n, otros con manía persecutoria ··a· ··r····· ·o··· ·g·····, muchos que sufren de cleptomanía (de eso hay como setas tras la lluvia) ·r······· ·······z, ·a···· ·······e·, ·e··· ·e······· etcétera, etcétera, alguno con agorafobia pánica (no habla en público ni a la de tres) ·i··· ·····o, otros con delirios (de grandeza o paranoicos) ·····l ··b···· ····z ··m····, alguno que presenta un cuadro de dislexia aguda que se agudiza en la tribuna, otras con síndrome de abandono ·u··· ····h ·é···, y prácticamente todos con distintas formas y niveles de desdoblamiento de la personalidad. Y algunos –muchos- viven en la más absoluta irrealidad de un autismo no asumido, ajenos a las verdaderas preocupaciones de la gente, desde que se levantan hasta que se acuestan. Y luego están los que ven visiones, los maníacos, los que sufren trastornos del sueño (roncan sin parar en las sesiones del Parlamento), los depresivos, los hiperactivos y los que padecen trastornos mentales, como uno que se cree Napoleón ······o ·i····, quizá porque también es de pueblo y bajito.