André Fontaine: “Los periodistas creemos que con dos vértebras se reconstruye un diplodocus”.

por | 12 septiembre, 2020 | Peor sería tener que trabajar

Identificado –como Le Monde, el periódico vespertino para el que trabajo casi toda su vida- con la izquierda moderada, fue redactor, editor, director y finalmente articulista del vespertino francés. Comenzó a ser más conocido desde que se convirtió en editor, en  1969, después de que De Gaulle sofocara el estallido del mayo francés y vivió las grandes transformaciones políticas de la Quinta República, y el ascenso de Françoise Mitterand. En 1985, con 64 años cumplidos, y con Mitterrand en el poder, el editor Fontaine se convirtió en director de Le Monde, no sin antes advertir que asumía el cargo pero no lo desempeñaría los ocho años establecidos por el reglamento de la sociedad de redactores. Efectivamente, dejó el puesto tras negociar  con la redacción una compleja sustitución, que recayó en Jacques Lesourne y siguió colaborando en el periódico con artículos y editoriales hasta pocos años antes de su muerte.

Profundamente autocrítico con los malos hábitos e la profesión, y obsesivo con la precisión y las fuentes, su sentencia sobre las vértebras del diplodocus es una conocidísima llamada de atención a la facilidad con la que –desde el periodismo- se construyen ficciones a las que con demasiada ligereza denominamos noticias.

André Fontaine [30 de marzo 1921 – 17 de marzo 2013] Historiador de formación, y un gran experto en la época de la Guerra Fría cuyo inicio Fontaine sitúa tan tempranamente como en 1917, con el establecimiento del ‘cordón sanitario’ contra la revolución bolchevique. Estuvo vinculado a Le Monde prácticamente desde su fundación, incorporándose al final de la Segunda Guerra