Umberto Eco. “Las redes sociales le dan derecho de palabra a legiones de imbéciles”.

por | 12 septiembre, 2020 | Peor sería tener que trabajar

Crítico literario, semiólogo y comunicólogo, Umberto Eco es sobre todo conocido por el gran público por El nombre de la rosa, novela histórica de múltiples interpretaciones y lecturas que ha sido alternativamente definida como novela filosófica, como novela histórica, como policíaca, y también como texto semiológico. Muy crítico con las redes y el modelo de conocimiento que emana de internet, Eco ha cuestionado en distintos foros públicos el papel corrosivo de la red: “El drama de Internet es que ha promovido al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad. Las redes sociales le dan derecho de palabra a legiones de imbéciles que antes hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la colectividad… …y ahora tienen el mismo derecho de palabra de un premio Nobel… …Internet es una invasión de imbéciles”.

Umberto Eco: (Alessandria, Italia, 5 de enero de 1932 – Milán 19 de febrero de2016) es un escritor y filósofo italiano, experto en semiótica. Se doctoró en filosofía y letras en la Universidad de Turín en 1954. Trabajó como profesor en las universidades de Turín y Florencia antes de ejercer durante dos años en la de Milán. Después se convirtió en profesor de Comunicación visual en Florencia en 1966. Ha publicado  importantes estudios de semiótica como Obra abierta (1962) y La estructura ausente (1968), o Semiótica y filosofía del lenguaje (1984), y los muy influyentes ensayos  Apocalípticos e integrados (1965), y Los límites de la interpretación (1990). Desde 1971 ocupa la cátedra de Semiótica en la Universidad de Bolonia. Además de ensayo y de El Nombre de la Rosa, publicada en 1980, Eco ha escrito muchas otras novelas: El péndulo de Foucault (1988), La isla del día de antes (1994), Baudolino (2000), La Misteriosa Llama de la Reina Loana (2004) y El cementerio de Praga (2010). Todas ellas se mueven, desde distintas ópticas y sistemas narrativos, dentro de un discurso culturalista, preocupado por los mecanismos del conocimiento, algo que también se encuentra en sus ensayos.