Tres preguntas a Rivero (que puede contestar Soria)

por | 23 marzo, 2009 | Muy urgente

Señor presidente: me cuenta uno de sus tiralevitas en nómina que no le ha gustado nada a usted que haya escrito que su discurso en el Debate del Estado de la Cosa Calamitosa, ha sido muy tramposo, más falso que un billete de treinta euros, porque –según he dicho- está plagado de propuestas sin ficha financiera y no compromete a su Gobierno a nada… Me dicen que está usted muy cabreado porque le he faltado el respeto al asegurar que se comporta usted como si tuviera licencia para mentir…

La verdad es que creo que ha mentido usted a la Cámara. Y a la sociedad canaria, y a sus colegas de Coalición, al presentar unas medidas anticrisis sin valorar. Creo que su rechazo –expresado formalmente en su discurso- a presentar un diagnostico de la crisis, no responde a que ese diagnostico sea inútil –como ha afirmado-, sino a que su Gobierno no se ha tomado la molestia de realizarlo, quizá porque es más fácil tirarse pegotes y sacarse cada día una nueva medida de la faltriquera, que escuchar la opinión de quienes –desde su propio Consejo Económico Social, por ejemplo- llevan dos años diciéndole aquello de “no es eso, no es eso…”. Escuche usted más, señor presidente, escuche a los que saben de qué va esto. No tenga miedo a la macroeconomía, las cifras y las estadísticas. Para mandar en un pueblito como El Sauzal, quizá le baste con su simpatía personal, su don de gentes y su pulso de gigante que nunca tiembla. Pero para gobernar una región como Canarias, los datos y las cifras son tan importantes como los hechos. No puede haber hechos sin el respaldo de los datos, aunque a usted le parezca que basta con los hechos y ya está.

Pero mire: a lo mejor estamos todos muy equivocados. A lo mejor quien tiene razón es usted. Yo mismo estaría dispuesto a darle la razón si usted me contestara a tres muy sencillas preguntas, imprescindibles para acometer cualquier plan anticrisis. Se las enumero acto seguido, como usted diría “para no hacerle perder el tiempo”.

Primera pregunta: ¿Cuanto cuesta el paquete de diez nuevas medidas contra la crisis anunciado por usted en el Parlamento de Canarias? Todos los gobiernos occidentales –también los autonómicos- han hecho el esfuerzo de cuantificar el coste de sus medidas anticrisis. Si su Gobierno no lo hace, muchos vamos a pensar que vuelve usted a comerciar con humo envasado, no ya en globos, sino en meras burbujas.

Segunda pregunta: ¿Cuanto ha caído la recaudación en Canarias en los dos primeros meses de este año 2009? Esa pregunta es bastante fácil. Sólo tiene que preguntarle a Hacienda. Se supone que con darle a una tecla del ordenador le pueden contestar.

Y tercera y obligada pregunta: ¿Cuanto tendrá que endeudarse Canarias para que su Gobierno llegue a fin de año sin tener que limitarse a partir del verano a sacar punta a los lápices? Para contestar  esta tiene usted que hacer un par de operaciones matemáticas, al alcance de cualquier maestro y de la mayoría de los alumnos: Coja la respuesta a la segunda pregunta y multiplíquela por seis. Así sabrá, muy aproximadamente, desde luego, el dinero de menos que se va a recaudar este año en relación a lo previsto. Luego, a esa cifra, súmele usted lo que haya contestado a la primera pregunta. Y así sabrá lo que va a tener que pedirle a los bancos para aplicar este nuevo plan de crisis. De nada.

Si usted no es capaz de contestar a estas tres preguntas (me da igual que responda el señor Soria, o cualquiera de su Gobierno que lo sepa, si hay alguien que lo sabe), seguiré pensando que es usted un tramposo y un mentiroso. Porque, como bien comprenderá, señor presidente, si desconoce esos tres parámetros, todo lo que usted  diga en el Parlamento –incluso lo que le diga a usted la oposición- andará mucho mas cerca de la fantasía, la trapisonda, el filibusterismo parlamentario, o el puro embuste, que de un debate mínimamente útil para sacarnos de la crisis.

Espero, pues, una respuesta a mis tres sencillas preguntas. Lo espero con mucho interés.