T.S.Eliot: “¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido con el conocimiento? ¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido con la información?

por | 12 septiembre, 2020 | Peor sería tener que trabajar

En un tiempo en el que la información elaborada por periodistas cede paso al manejo cada día más constante de grandes números, al trabajo de los numerati que se dedican a procesar cantidades tan ingentes de datos que sólo pueden ser reflejadas exponencialmente, en este tiempo que es el de hoy, la vieja reflexión de Eliot debería servirnos para intentar volver a colocar en el debate público la percepción de no es lo mismo datos que información, ni información que conocimiento, ni conocimiento que sabiduría. Porque puede ser sabio un hombre analfabeta, sin acceso al conocimiento, y se puede adquirir verdadero conocimiento sin necesidad de disponer de toda la información, y se puede trabajar con información socialmente útil y de calidad sin necesidad de recurrir al exceso estadístico o al proceso de grandes bases de datos. La herramienta principal del periodismo no son los datos sino las vivencias y las sensaciones de los demás, en el contexto de los hechos y la historia.  Los periodistas podemos comunicar a los demás el dolor de una sola persona herida por la vida o por otras personas, podemos trasladar la belleza de un paisaje, una mirada o una pintura, la tensión de un momento, contar historias, reflejar sentimientos y pasiones, sin necesidad de más herramientas que un lápiz y un corazón armado de la voluntad de hacer partícipes a los demás de lo que pasa, lo que le pasa a alguien  y lo que nosotros sentimos cuando eso ocurre.

Thomas Stearns Eliot, [St. Louis, Misuri; 26 de septiembre de 1888 –  Londres; 4 de enero de 1965] fue un poeta, dramaturgo y crítico literario, considerado uno de los más importantes poetas en lengua inglesa del siglo XX. Eliot nació en Estados Unidos y se trasladó al Reino Unido en 1914, con 25 años. Se nacionalizó británico en 1927, y en 1948 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura. Entre sus obras más importantes cabe destacar La tierra baldía, publicada en 1922; en inglés como The Waste Land, y considerado unánimemente como el poema que más han influido en la literatura inglesa del pasado siglo. Compuesto en 434 versos, el primero “April is the cruellest month”, ha sido citado en centenares de obras críticas. Otro de sus poemas más conocidos es Los hombres huecos (The Hollow Men) escrito en 1925, y dedicado al horror que supuso la Primera Guerra Mundial. Eliot publicó también teatro y crítica.