Hartura de sondeos

por | 18 julio, 2023 | A babor

El Centro de Estudios de Opinión de Cataluña, que viene a ser el CIS catalán, ofreció esta pasada semana un sondeo tan chiripitiflaútico como improbable: se preguntaba a los encuestados que personas les generaban más antipatía por sus ideas políticas, y la respuesta, ordenada de mayor antipatía a menor antipatía era: 1.- los machistas. 2.- los españolistas. Y 3.- los que votan a la derecha. Supongo que o bien solo contestaron a este sondeo indepes feministas y de izquierdas, o bien el Centro de Estudios de Opinión de Cataluña, dependiente de la Generalitat, funciona –efectivamente- igual que funciona el CIS.

Un CIS, por cierto, que ha ofrecido en su última encuesta electoral –ya no se pueden publicar más prospecciones electorales en este país, gracias a Dios- una reiteración de su pronóstico permanente: el PSOE ganará las próximas legislativas, consiguiendo un 1,4 por ciento de sufragios por encima del PP. Lo del CIS es meritorio: no importa que la totalidad de las encuestas que se realizan y publican en este país, aseguren que el PSOE va por detrás del PP en previsión de resultados. A José Félix Tezanos le asiste una hercúlea y corajuda voluntad de jugar -el sólo frente a todos- esta nueva partida, como previamente jugó la de Andalucía, la de Madrid y la de las elecciones locales y regionales. Lo de menos es que se equivoue siempre, porque –a fin de cuentas, como bien ha dicho en alguna ocasión- a las encuestas no hay que hacerles mucho caso. Sobre todo a las que hace el CIS, sea nacional o catalán.

O, ya puestos, sea canario. Las del Sociobarómetro de Román, tampoco les salieron muy finas. Aunque lo van a remediar: este mes de julio tienen previsto presentar otro sondeo de lo más chocante. En él no se pregunta por los resultados de estas elecciones de ahora (las del 23 de julio), sino por los resultados de las anteriores, las del 28 de mayo. Y algunas de las preguntas más curiosas consisten en saber si conociendo los resultados finales, es decir conociendo el Gobierno surgido de las elecciones, el encuestado habría votado diferente. O no se habría abstenido. No es coña: las preguntas del cuestionario -hasta 44 preguntas sin que ninguna de ellas tenga nada que ver con la intención de voto en las elecciones generales- pueden consultarse en la página www.unedgrancanaria.es.

Los sondeos que encargan los Gobiernos son una maravillosa fuente de sorpresas, desde luego. Pero no sólo los que encargan los gobiernos, también los que encargan los partidos, y luego se publican sin aclarar que los encargan los partidos, o los que publican algunos medios para arrimar el ascua a la sardina de sus favoritos. Ahora se han puesto de moda los trackings que salen todos los días. Un esfuerzo también hercúleo, pero por encontrar un titular que diferencie lo que dice el sondeo de hoy de lo que decía el de ayer o dirá el de mañana. Y es que, como hacer todos los días un sondeo sale muy caro y no hay quien lo pague, se fabrican añadiendo a la base de datos una pequeña cantidad de entrevistas por cada presentación, que se compensa sacando el mismo número de entrevistas anteriores. Así, los resultados no suelen cambiar mucho, y el seguimiento de los trackings puede resultar un poco decepcionante. El impacto del debate de Sánchez y Feijoó comenzó a detectarse en los trackings esos, cuatro o cinco días después.

La indigestión de sondeos, encuestas, sociobarómetros, paneles y trackings, ha alcanzado en este laaaargo periodo de elecciones –regionales, locales y generales- el paroxismo. Cuando apareció el panel de Electomanía, que suma y hace la media de una cincuentena larga de sondeos realizados en todo el país, atribuyendo a cada uno un índice específico de fiabilidad, algunos respiramos con alivio. Debería haber sido un avance, al ahorrarnos tener que perder el tiempo leyendo todas las encuestas que se publican. Por suerte, esto ya se ha acabado: ya no se difundirán más sondeos electorales. Excepto los andorranos (Andorra se ha especializado en sortear todo tipo de prohibiciones) y los sondeos que sustituyen los partidos por frutas y verduras: lo de la berenjena para identificar a Podemos fue su mejor hallazgo. Con Sumar podrían utilizar una granada, por el color, no va con segundas.

Les confieso, que no voy a mirar ni un solo sondeo más de aquí al día 23. El 23 por la noche llegarán los de las teles. A ver si esta vez acierta alguno.