Tom Wolfe: “El último recurso del columnista es comentar la televisión”.

por | 12 septiembre, 2020 | Peor sería tener que trabajar

Me pasa con Wolfe algo realmente curioso: descubrí el periodismo que quería hacer leyendo Gaseosa de ácido eléctrico y otros textos de Wolfe en Anagrama, y me encontré con la novela que me habría gustado escribir al leer La hoguera de las vanidades. Sigo su carrera –como periodista y desde hace veinte años como escritor- con devoción fanática y rendida admiración. Pero aún así, es un personaje al que cordialmente detesto. Sería sencillo decir que es por sus ideas políticas –es un demócrata radical al estilo estadounidense, votante de George W. Bush, crítico con el liberalismo y mordaz con la izquierda- o por su imagen ‘chic’ y estrafalariamente glamourosa de dandy venido a más. Pero no le detesto por nada de eso. Creo que es porque hay en este tipo genial e irrepetible algo misterioso y perverso, algo así como una estudiada disociación entre el personaje público y el hombre que escribe, una esquizofrenia de talentos desdoblados que lo presenta a mis ojos como un falsario. ¿Cómo puede Wolfe ser un falsario y al mismo tiempo uno de los mejores periodistas vivos? Esa incógnita me aturde.

Tom Wolfe [Richmond, Estados Unidos, 02.03.1931.] periodista y escritor estadounidense, considerado uno de los padres del llamado ‘Nuevo Periodismo’