Oscar Wilde: “La diferencia entre literatura y periodismo es que el periodismo es ilegible y la literatura no se lee”.

por | 12 septiembre, 2020 | Peor sería tener que trabajar

Además de ser un excelente poeta, un dramaturgo brillante y un escritor elegante, Oscar Wilde fue –sobre todo- lo que hoy definiríamos como ‘una celebridad’, un famoso de la época debido no sólo a su ingenio elegante, puntilloso y mordaz, sino también a una vida epatante y trasgresora vivida siempre –y voluntariamente- bajo la atenta lupa de los de su clase, a los que quiso sorprender con su estilo esteticista, provocador y decadente, y acabó escandalizando con sus andanzas y amoríos. Su frase sobre la literatura y el periodismo es tan epatante y maliciosa como certera, al menos en el momento en que fue escrita. Hoy la diferencia entre la calidad del periodismo escrito y la literatura es probablemente menor, pero no necesariamente porque la del periodismo haya mejorado. Aún así, entre los dos Wilde, el ingenioso y el otro, el de ‘La importancia de llamarse Ernesto’, y el de la ‘Balada de la cárcel de Reading’, escrita en memoria de un soldado muerto en el famoso presidio, me quedo sin duda con el segundo. Puestos a elegir, siempre me ha puesto más la sinceridad que el ingenio.  

Oscar Wilde [Dublín, 16.10.1854 – París, 30.11.1900], escritor, poeta y dramaturgo irlandés, considerado uno de los más destacados del Londres victoriano tardío