Ben Bradlee: “Los periodistas echan queroseno en el primer sitio en el que ven humo, antes de determinar qué es lo que lo produce, y por qué. Las llamas resultantes podrían considerarse incendio premeditado, no periodismo”.

Comencé este viaje sobre el periodismo y lo que se piensa de él –incluso lo que piensan de sí mismos y de su función los propios periodistas- con una frase apócrifa y a mi saber anónima, que atribuí por error durante muchos años a Ben Bradlee, uno de los mejores periodistas de redacción de periódico que haya conocido el siglo XX. Creo que es de justicia concluir este paseo realizado en 75 sentencias, volviendo al añorado director del Washington Post, con una extraordinarias explicación de lo que es el periodismo de queroseno, una práctica cada día más extendida en nuestros medios y en las redes…

Benjamin C. Bradlee. [Boston, 26.08.1921 – Washington DC 21.10.2014] Periodista, director de The Washington Post durante el Watergate, y principal responsable de la publicación de los Papeles del Pentágono. Tras dimitir en 1991, fue vicepresidente de la empresa editora del Post hasta que esta fue vendida a Jeff Bezos, dueño de Amazon, y pasó a ser dirigida por el ex jefe de gabinete de Ronald Reagan,  Frederick Ryan.